La televisión del futuro

La televisión del futuro

Por Francisco Javier Santiago Toca

Desde el siglo pasado, la incorporación de la televisión como un elemento más de la vida cotidiana, en especial en lo relativo a cubrir la necesidad de ocio e información, trajo consigo un incremento en el consumo de contenidos audiovisuales similar al que estamos experimentando en la actualidad.

Millones de personas que hasta entonces habían coordinado su pensamiento de forma local, comenzaban a consumir los mismos contenidos, a las mismas horas y de una manera más globalizada. La bendición y la maldición de la televisión tradicional consistía en que se trataba de una experiencia compartida. Esto desaparece cuando cada uno tenemos ecosistemas personalizados.

Durante este tiempo ha habido varias revoluciones, casi todas relacionas con lo tecnológico y muchas menos con los contenidos. El color sustituye al B/N; el Plasma o el Led al tubo de vacío. Lo que ahora se propone es la utilización de la televisión como otra pantalla más de las muchas que diariamente utilizamos: móviles, tablets, ordenadores…

La programación se verá extendida, teniendo acceso a toda la programación extranjera; las películas y las series podrán ser vistas a la carta y sin necesidad de horarios y plazos. En general, cualquier contenido que pudiéramos estar viendo en nuestro ordenador o nuestra tablet, solo que con un formato extendido. Que a posteriori se utilice la pantalla del televisor para ver la emisión televisiva sería solamente una elección más del usuario.

El usuario cambiaría su rol tradicional y de consumidor de contenidos fijos en horarios establecidos a ser un usuario que consumiera a su gusto y según su horario, haciendo además que los emisores adaptaran sus contenidos gracias a la interacción que se permite entre emisores y receptores. La frontera entre emisores y consumidores de contenidos queda difusa desde el mismo momento en el que cualquiera puede poner a disposición del mundo sus propias creaciones.

Más de 1.000 millones de horas al día es el tiempo estimado que el mundo dedica al consumo de vídeos. La Asociación Europea de Publicidad Interactiva (EIAA), en su estudio Mediascope Europe, consolida Internet como el medio más consumido por los españoles con 13,3 horas semanales (superando a la televisión); un 46 % ya ve las distintas televisiones alguna vez por medio de internet; el 15 % ya utiliza la televisión a la carta.

Quién sabe si con el tiempo, las televisiones no lleguen a formar parte de esa robótica doméstica tan esperada: en concreto sería uno de nuestros robots dedicados al ocio y a la información, y estaría dotado de algoritmos tan complejísimos que serían capaces de averiguar en todo momento que contenido nos apetece consumir.

Nos podrían decir por ejemplo: “ayer dejaste sin acabar la película que estabas viendo, ¿quieres continuarla de nuevo?”, o “me he fijado que hoy no has visualizado el programa que ves cada día, ¿quieres que lo busque entre los contenidos a la carta?”. Vendrían dotadas de pantallas táctiles y sus mandos a distancia tendrían más la función de “apuntar” que de “apretar” números. Podrían verse múltiples canales al mismo tiempo y habría webs dedicadas a la agrupación por contenidos.

¿Está cerca la televisión del futuro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s