Me quedo con esas conversaciones

Por Juan Arenaza Ferrer

Me quedo con esas conversaciones de mañana, de tarde o de madrugada. Esas de celebración en las que alguien te cuenta que ha llegado a su meta. Esas que vienen siempre con tu mejor amigo y una caña, en las que por un rato consigues evadirte de tus problemas, o aquellas en las que las penas son menos graves.

Esas de ascensor que intentamos evitar siempre cuando te cruzas con la vecina del cuarto, o las que se reducen a un frío hola’ mientras cuentas mentalmente los segundos que faltan para llegar a tu piso.

Me quedo con esas conversaciones que tienes con tu madre, con mucho cariño, en el sofá después del café, o en la cocina un domingo al mediodía mientras prepara el postre, en las que sin decir mucho, porque tampoco hace falta, te trasmite a su manera lecciones que recordarás siempre.

Me quedo con esas conversaciones que tienes contigo mismo, que más que conversaciones son gritos interiores que solo tú escuchas. Esas que también susurras para que no se oigan por miedo a que se cumplan las sospechas, o se rompan las ilusiones.

Esas conversaciones formales, casi estereotipadas, de comida de trabajo, con una sonrisa algo forzada, con el nudo de la corbata apretándote con miedo a mancharte el traje o la camisa blanca con la salsa de turno, en las que el gin-tonic de tu jefe y sus socios ayudan a hacerla más amena, más humana.

Esas transcendentales, con gente que sabe escuchar y opinar, que pueden durar dos minutos o dos horas.  ¡Da igual!, pero que te dejan huella.

Me quedo con esas conversaciones en silencio, solo a base de miradas, que transmiten más que cualquier otra. Esas otras dando un paseo con el mar como único y silencioso testigo. O esas otras haciendo la ruta Itxaslur y el pintxo de tortilla de la vuelta. Incluso me quedo con las conversaciones subiendo y bajando del Pagasarri, o a mitad de recorrido de la vía verde de Santullán, con perros a diestro y siniestro poniéndote un poquito nervioso.

Me quedo con esas conversaciones en las que nos abrimos, en las que compartimos nuestras cosas con quien te escucha y hace que no te sientas vulnerable, en las que no se te hace un nudo en la garganta al hablar de recuerdos malos, añoranzas o ausencias que siguen pesando, porque ese que te escucha te demuestra su humanidad, su empatía y su interés.

Me quedo con esas conversaciones en casa de tu prima, de ‘atraco’ porque apareces sin avisar, en las que con poco, te dicen mucho, y quien te aconseja, es gente de fiar y en quien confiar.

Esas en las que te das cuenta, y te convences por fin, de que no hay vuelta atrás. Esas otras en las que te das cuenta de que, si quieres, puedes comerte el mundo, y Esas en las que te sientes uno más. O esas otras con los amigos de siempre que te recuerdan tus manías de pequeño. O esas otras en las que con una copa de más, o en las que las rondas de cerveza parecen no tener fin, es cuando la gente empieza a no filtrar y temes que se termine por liar.

Me quedo con esas conversaciones en las que todo se hace un poco menos difícil y que te sirven para reflexionar.

Esas conversaciones de primavera, verano, otoño e invierno, porque todas son distintas según el color de las hojas de los árboles y según la luz del sol.

Me quedo con esas conversaciones de concierto, de cine, de museos, de compras, aparcando el coche o esperando a que llegue el metro. Esas con un antes y un después. Esas otras que están al caer según dobles la esquina. O esas otras que funcionan por medio de canciones.

Me quedo con esas conversaciones del año pasado y también con las de esta mañana. Me quedo con todas ellas, y con ese otro millón más de conversaciones que están por llegar, porque son historias del día a día para contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Utopía

mörethanfruits

claudioinacio.com

mörethanfruits

teenvio email marketing fácil

Aplicación web de email marketing y sms marketing, gestión de campañas de email y mobile marketing en internet de forma sencilla y fácil, estadística sobre su envío de correos, control antispam, adaptada a la LOPD y LSSICE, desarrollo totalmente nacional, envíos sobre ips de alta reputación, personalización para clientes, apis y pago por uso.

Inspiring Blog

mörethanfruits

Powerful Conversations

mörethanfruits

El blog de Asier Ibarrondo

Blog sobre #contenidos, marketing de contenidos y generación de grandes audiencias digitales.

El Blog de Javier Megias

Estrategia, Startups y Modelos de Negocio

Clara Ávila

Marketing Digital y de Contenidos

Lucas García

Consultor y profesor de Innovación, Creatividad y Negocio Digital

A %d blogueros les gusta esto: